La cortadora de carne

La cortadora de carneMe dicen que en una empresa que se dedicaba a empacar productos cárnicos (actualmente el edificio se encuentra clausurado), ocurrieron una serie de hechos sobrenaturales luego del supuesto asesinato de una de sus empleadas.

Las leyendas cortas de miedo en las compañías, generalmente se crean para infundir temor en los empleados de nuevo ingreso. Sin embargo, este no es el caso, ya que la misma plantilla laboral venía trabajando sin cambios de personal por más de una década.

Evelyn, una mujer de 30 años casada y con dos hijos, trabajaba ahí 12 horas sin descanso del lunes a sábado. Era muy dedicada y le apasionaba su trabajo, aunque sólo se tratara de manejar la sierra de corte.

Para nadie de los que ahí laboraban, fue un secreto que desde que llegó, Montalvo (el supervisor del turno matutino) puso sus ojos en ella. Este tipo tenía una mala reputación, pues todos sabían que conseguía lo que quería sin importarle el precio que hubiera que pagar por ello.

Las invitaciones a salir fueron tan repetitivas que pronto se convirtieron en acoso laboral. El marido de Evelyn reportó personalmente esta situación a los gerentes de la compañía, más como eran familiares de Montalvo no hicieron nada.

El tiempo transcurrió y un día por la tarde, mientras los demás empleados estaban tomando su descanso, el hombre se le acercó a Evelyn, quien a su vez estaba limpiando las cuchillas de la máquina, tomándola de la cintura.

– Hoy no vas a rechazarme. Estamos solos tú y yo aquí. Dijo él.

– Suélteme, me hace daño. Gritaba ella frenéticamente.

Sin pensarlo mucho, Evelyn tomó una de las cuchillas y trató de clavársela a Montalvo. No obstante, éste esquivó todos los ataques y finalmente acabó desarmándola.

Después fue él quien tomó el acero y lo clavó en el pecho de ésta a la altura del corazón, asesinándola de inmediato.

Luego tomó el cuerpo y lo arrojó en el molino de carne. La versión oficial fue que Evelyn accidentalmente había caído ahí. Sin embargo nadie creyó esa historia.

Años después el lugar fue cerrado, pues hay gente que afirma haber escuchado lamentos nocturnos que emanan de esta máquina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *