Kuma una leyenda para reflexionar

Kuma una leyenda para reflexionar

La filosofía y en general toda la cultura oriental, difiere diametralmente de los conceptos que nos han inculcado en occidente. Esto quizás se debe a que los pueblos de Asia fueron de las primeras civilizaciones humanas que se establecieron de manera sedentaria.

Siguiendo los preceptos de la sabiduría japonesa, hoy voy a relatar la historia de una de las mujeres de leyendas más aterrorizantes que han existido en toda la historia de esa bellísima isla japonesa.

Los moradores de Japón aún hoy en día la conocen con el apodo de “Kuma” y dicen que escoge metódicamente a sus víctimas, siendo de su predilección aquellas mujeres que utilizan joyas y demás abalorios.

De igual forma, hay hombres que aseveran conocer a alguien que tuvo un encuentro cercano con Kuma. Para hacernos una idea de este personaje, lo primero que debemos considerar es su atuendo.

Generalmente vestía de manera harapienta, con prendas apenas reconocibles. Es decir, no se sabía a ciencia cierta si lo que traía puesto era un vestido o un abrigo. A pesar de lo que pudiera pensarse, su lúgubre aspecto no era lo que causaba el pavor de los ciudadanos, sino sus actos de canibalismo.

Así es, se dice que cuando veía a una mujer usando joyas en exceso, rápidamente se abalanzaba sobre ella y con la ayuda de sus dientes le arrancaba los pendientes y los anillos, sin importar que por esta acción tuviera que amputarle los dedos o las orejas a su víctima.

Por eso, mucha gente acaudalada de Japón, en el momento en que llegó a cruzarse en el camino de Kuma, lo que hacía era arrojarle a la cara sus joyas. De esa forma, tendrían más posibilidades de salvar su vida, aunque no todos tuvieron buena suerte.

Razonando con detenimiento los datos de esta leyenda, puedo decir que los japoneses estaban adelantados a su época, ya que en la actualidad se le da mucha más importancia a las cosas materiales que a lo que verdaderamente importa (la mente y el espíritu).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *