Está en el armario

historia de terror Está en el armario

¿Sabes porque en muchas casas modernas no hay guardarropa en las recámaras de los niños? Estoy casi seguro de que has escuchado al menos una de las historias de terror cortas que han ocurrido dentro de los guardarropas.

Hace años los padres de familia utilizaban el recurso de decirles a sus hijos que dentro de los clósets había una gran variedad de monstruos y brujas que se ocultaban ahí, para llevarse a los niños que no se portaran bien o que no cumplieran con sus deberes en la escuela.

Esto en ocasiones funcionaba muy bien, pues hacía que los infantes tomaran responsabilidades y obedecieran las normas que había en sus hogares. Sin embargo, con el correr de los años las teorías que hablan acerca de la educación de los pequeños se han ido modificando y hoy es impensable que los progenitores usen esas tácticas, pues se considera terror psicológico.

No obstante, vayamos unos cuantos años en el pasado y recapitulemos la historia de Samuel, un chiquillo inocente que le decía a su madre que dentro de su armario, se escondía un ente demoníaco que quería matarlo.

– Mamá, mamá. Otra vez el monstruo del clóset me está diciendo cosas feas.

– Hay Sami, cuantas veces te voy a decir que no digas mentiras.

– Pero es cierto, justo cuando tú te vas, él me habla y me dice que vendrá por mí para matarme.

– Deja de leer esos libros de historias terroríficas que te regalaron en tu cumpleaños, lo único que hacen es que tu mente imagine cosas que simplemente no pueden ser. Para que te convenzas, vamos a ir ahora mismo tu armario y lo revisaremos de cabo a rabo.

La señora sacó todas las pertenencias de su hijo y como era de esperarse, no encontró nada extraño. Las volvió a poner en su lugar y para que su pequeño se quedara más tranquilo, cerró el armario con llave.

– Así no saldrá ningún monstruo.

Pese a eso, cuando el despertador del Buró marcó las dos de la mañana, el cerrojo se abrió lentamente y un pequeño espíritu salió y mató a Samuel, dejándolo con una trepanación en el cráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *